Sobre la ternura   Leave a comment

Antes del correr del tiempo, existía: la ternura.

Nadie sabe de dónde vino, pero se sabe que tiene el poder crear vida y dotarla de ingenio. Durante siglos, los seres humanos la han experimentado y han gozado de paz. Pero como todo gran poder, unos la quieren para bien y otros sólo para cachondear…

1a Ley

Dados dos Dragones, digamos uno esmeralda y otro carmesí, tenemos que: en las regiones con alta concentración de ternura se detecta experimentalmente un delta T de 6 grados centígrados. Hecho científico comúnmente conocido como: Primera Ley de la Ternura ó Ley de Lobo de la ternura.

Así que, si a mitad de la autopista encuentra un automóvil con los cristales empañados no se preocupe siga adelante y dele paso a la ternura. Si le es posible, vaya al lugar adecuado he intercambie ternura con algún otro ser humano.

2a Ley

Se ha observado que en las regiones del espacio con alta concentración de ternura, existe una alta concentración de partículas suspendidas (sudor, feromonas y altas concentraciones de anhídrido carbónico) que pueden crecer exponencialmente en función del incremento de ternura. Así mismo, es fácil encontrar divergencias con rotacionales alrededor de las zonas del espacio con alta ternura. Éste hecho se conoce como: Segunda Ley de la Ternura ó Efecto Dragón.

Si alguna vez a sentido: mariposas en el estómago, nervios, náuseas y le han sudado las manos al ver a alguien especial; no se preocupe, es la presencia de la ternura actuando sobre usted.

Como toda fuerza instintiva se tienen tres opciones: atacar, quedarse estático o correr.

Sobre la propagación de la ternura

Se sabe que la propagación de esta fuerza es como las reacciones en cadena en el núcleo de las estrellas. Si de momento no desea enamorarse, no se acerque a las regiones con alta concentración de ternura.

Se sabe que puede ser contagiosa y puede dejarlo como agua para chocolate, que se propaga más rápido que la luz y que puede llegar a ser causa de accidentes. Así que, si te embarcas por exceso de ternura, sólo queda algo que decir: ¡nos ganó la ternura!.

No lo dudes amigo lector, estate atento:

– la ternura huele
– se licua y puede llegar a escurrir
– se condensa
– no se crea ni se destruye, sólo cambia de forma

¡La ternura pesa!

Nuevas evidencias experimentales de la ternura, la ternura pesa.

Se propone el siguiente experimento.

Tómese: un par de dragones; una jaula de Faraday con paredes rosas y ambientación Ad hoc; una superficie rectangular en el espacio diferenciable en todos sus puntos con excepción de la frontera y lo suficientemente grande para alojar al par de dragones, por cuestión de comodidad, es posible que se prefiera amplia y acolchonada (existen diferentes marcas en el mercado); un par de recubrimientos, uno de caja y otro extendido; etc.

Deje que la ternura se manifieste, déle paso.

Tras las sucesivas manifestaciones de la ternura la superficie se deformará de forma semejante a los planos de la simultániedad propuestos por Einstein. Si la superficie contiene resortes, es mejor que sean “independientes” de lo contrario es probable que se deformen permanentemente y salten en algún que otro lugar (me lleva, no se me quita el arañazo de la semana pasada Ô_o).

Mitos de la ternura

– Se hace más fuerte con las flores o los chocolates
– Se incremente su fuerza con guaraná o ginsen.

La realidad es que su comportamiento es imprevisible y actúa de formas variadas e incluso caóticas. No confíes en tu cerebro bajo la influencia de la ternura, si es que se puede decir que el pobre este funcionando.

Anuncios

Publicado julio 30, 2009 por sidereus en General

Kitty   2 comments

Después de tanto insistirle a la vida estoy sólo con mis ideas y temores en medio de cuatro paredes rosas. Hay una constante en todo esto, algo que me ha perturbado desde que ocurrió y de lo que no he podido hacer gran cosa, después de todo Kitty, ya no está aquí y ya no tengo modo de reclamar o aclarar cualquiera de las cosas que haya sentido con anterioridad.

Le ruego a la Vida que ésta vez sea suficiente, que encuentre la forma de redargüirme y estar en paz con todo lo que pasó.

La noche que kitty partió tenía que estudiar para un examen de diseño lógico para el que, por cierto y para no perder la costumbre, no estudié. Llegué a casa de Belldandy como a eso de las nueve de la noche, pero también para no variar terminamos discutiendo no sé de que cosa; terminé acostándome como a eso de las dos de la mañana. Bonita hora para un día anterior a un examen. Si tu lo hubieras visto Kitty es probable que no me hubieras dejado dormir ni tantito.

Antes de apagar la luz de la sala, vi una araña negra. De esas de jardín con patas largas y gruesas. No sé que sentí, siempre me han dado ansiedad esos bichos, pero en ésa ocasión fue diferente. Recuerdo incluso que comente a Belldandy – Según Freud las arañas representan a la madre, ¿Quién sabe que pasó en mi casa? Espero que mi mamá esté bien.

Una amiga dice que éstas cosas son para vaciarse y gritar lo que a veces no se puede gritar en el baño, no lo sé. Si ya llegaron aquí y los mata la curiosidad es mejor que continúen, sino pasen a otra sección del blog.

A la mañana siguiente, me levanté a las seis y media y comencé a preparar las cosas. Poco sentido tenía ya estar pensando en lo que no había hecho la tarde anterior y muchos de los conceptos los tenía claros ya. No valía la pena desesperarse aunque el celular se había quedado sin batería; total ¿ya qué?

Llegué temprano a la UAM y me puse a repasar algunas de las cosas que no estaban tan claras: que si el mapa de carnot o la solución algebraica, qué se yo. Fui normal a mis clases pero la sensación del celular apagado me comenzó a producir una ansiedad verdaderamente incómoda, de hecho, llegaba a la desesperación. Me empecé a preocupar.

Incluso pensé en marcar a Lilú o a Lila, pero fue uno de esos días en los que las cosas suceden una tras otra y no se puede hacer nada para detenerlas. Así que, no se ni como pero dieron las seis y tenía que ir a mi examen. Todo pasó de volada, no tenía ni media hora haciendo el examen y me subió a buscar la Zorra al salón, pidió hablar conmigo, dijo que era urgente y me permitieron salir.

– Hablaron de tu casa, que termines tu examen y les llames.
– ¿Pues que pasó?
– Pues no me dijeron nada, pero parece que es urgente.

¡Caray! Es que hay que ser un idiota para no darse cuenta que las cosas iban mal. Me quedé intranquilo y sin saber que hacer. Traté de hacer el examen, pero ya no me concentré. Sabía que las cosas con Kitty iban mal y sabía que lo más probable es que estuviera en el hospital, aún así, obedecí la instrucción y terminé el examen lo mejor que pude.

Eran como 7:35 pm cuando llamé a la casa, Lilú sólo dijo:

– Descuelgate a la casa en fa’.
– ¿Está bien mi mamá? – pregunté.
– Tu lansate para acá, y hablamos.

Fue un momento de indecision, sabía que las cosas iban mal. La Zorra ya no estaba en el lab sólo Dendros, pero aun con ello notó un tono raro en mi voz:

– ¿Que pasó? – pregunto.
– Está grave mi mamá, mejor ya me voy.

Empaqué, salí del lab y bajando las escaleras todo empezó a volverse desesperante. Supe que jamás volvería a ver a Kitty, en ése momento todo fue tan claro. Si, quise gritar, me desesperé, me angustié y mis ojos se llenaron de lágrimas.

– No – dijo una voz dentro mi – son elucubraciones tuyas por el temor de perder un ser amado. ¿Qué sentido tiene dar por hecho algo que no sabes?
– Cierto

Mas una voz más intensa intervino

– No, ésta vez sabes que es cierto.

Sabía quien era y me aterré

– No me hagas ésta jugada – Contesté.
– La decisión ha sido tomada, he tomado la vida de Kitty.
– No me hagas esto, no es justo, aún la necesito.

El tiempo había llegado.

Caminé por la explanada y aceleré el pasó. Me desesperé, ma angustié, lloré. Al llegar al eje 6 no era otra cosa sino terror y desesperación. – ¡Calma! – Me repetí una y otra vez. Pero la sensación fue mucho más fuerte que yo, cruce el eje casi sin fijarme a los lados, mi corazón estaba en un frenético bum bum y mis pies deseaban volar, para colmo el pecero empezó a tardar.

¡Pinche suerte!

Teniendo la certeza que tu madre a pasado a mejor vida, quince minutos esperando transporte y que no pase ninguno son en verdad una eternidad. Cuando estuve a punto de tomar un taxi la voz dijo claramente y sin vacilar.

– ¿A que te expones? ¿Vale la pena exponer tu vida cuando sabes que Kitty ya partió?

Baje la mirada y espere, un par de carros más adelante la ruta adecuada dio la vuelta en la torres. Me subí, me senté y comencé a llorar.

¿De qué lloraba? Nadie me había dicho nada, no existía modo de saber lo que había pasado y sabía que ya no te iba a encontrar. Lilú hablo con Belldandy, cuando te fuiste ella se enteró antes que yo pero no me dijo nada; la Zorra se enteró y sabía que ya no estabas aquí pero por consejo de mi hermana guardo silencio; Dendros se quedó en el lab una hora después y Toto llamó de nuevo cuando yo ya había bajado, el se enteró y bajo a buscarme por las escaleras, pero ya no me encontró, supongo que estaría en la explanada cuando eso pasó.

Mis lágrimas se escurrieron como en el rostro de un niño. Kitty, era aun tu niño con todo y mis 29 años. Aunque un par de días antes te había confesado parte de mi vida, aunque hubiera cometido mil y un errores, en muchas cosas de mi vida seguía siendo un niño. Hoy ¿qué te puedo esconder si te cuentas entre los ángeles del Creador? ¿Cómo poder mentirte u ocultarme a tu mirada? Simplemente no hay modo.

Cuando llegué a la casa ya había llorado medio camino. Vi a mis primas en la entrada con cara de – Pobre, el no sabe – pero ya sabía; ningún humano me lo dijo, ya lo sabía, te encargaste que el mensaje llegara por los medios adecuados. No pude más qué hacer lo que nos pediste con insistencia, esa seria mi forma de honrarte en ése momento. Levante el rostro y caminé hacia la  casa.

Vi a la tiota en la mesa, me vio y apretó la boca. Al lado la tía flaca ni siquiera volteo.

– ¿Ya sabes? – preguntó Lila.
– Si.
– ¿Quién te dijo?
– Ya sabes.
– ¿Cómo estás?
– Bien.
– Estuvimos hablando en la casa, queremos que tu reconozcas el cuerpo porque ya no la viste.
– Está bien.

Bonito consuelo pensé, como si el cuerpo fuera algo. El cuerpo es sólo un envase reciclable con el que nos movemos en éste mundo. Que curioso, prácticamente ningún átomo que nos forma al nacer está en nuestros cuerpos al morir, entonces ¿qué es lo que somos Kitty?, espero conozcas ya la respuesta.

Algo dentro de mi me dio la fortaleza y el temple. Entre con Lilú al cuarto y me pregunto varias cosas. Le dije lo que sentía, después de todo, el día anterior fue bastante inusual en nuestras vidas: me preparaste el desayuno y te quedaste charlando conmigo en la mesa, dijiste que ya no tenías mucho tiempo y te pedí que fueras optimista. Sólo una cosa te puedo reprochar de ello, deseaba que sonrieras y te sentías realmente mal, estabas muy triste y realmente cansada. Me abrazaste con fuerza y dos días después entendí que te despedías de mi, no sabes cuanto le agradezco a la vida la oportunidad tan grande que me dio al ser tu hijo: por tu temple y por el valor con el que encaraste la muerte.

Deseaba tener un formula mágica que te regresara la sonrisa. Perder tu sonrisa y tus manos en mi cabeza haciendome sentir que todo está bien son las cosas que me dolió más perder de ti, y para mis pulgas, las perdí antes que a ti.

Salí del cuarto, sabía lo que tenía que hacer: no derramar ni una lágrima enfrente de la familia extendida. Por supuesto, tanto la tiota como la tía flaca se desquiciaron un poco al no ver en mi emociones encontradas. Gracias a ti, cada uno de los cuatro sabía el rol que tenía que jugar:

Nómada del desierto.

No lloré Kitty, me sentía del nabo, pero no me rajé.

Llegué por tu envase y me dio rabia la forma tan impersonal en la que me lo entregaron.

– ¿Es su pariente? – Preguntaron.

– Era mi madre – contesté seria y fríamente.

Sé que ya no eras tu Kitty
sé que ya no estabas ahí
no había forma de cambiarlo,
sólo era tu cuerpo inerte y sin vida,
con la dulce vida que me vio nacer.

Si perderte aún hoy me abate,
está pronto el día en que saldré avante.

Le pedí a Dios una hora.

Para las once de la noche tenía de menos cuatro horas que hubiera dado mi vida por una hora más a tu lado, pero simplemente ya no era posible. Que odiosa es mi mente cuando se presenta a la razón, podría maldecir las circunstancias y decir que todo estaba mal, que la vida y tu eran culpables, pero bendita razón. Sé que no es así, todo formaba parte de un conjunto de variables que los seres humanos no podemos ni concebir, ni entender, y mucho menos manipular. ¿Cual seguridad señores? ¿Cuál control?

El universo se ríe de nosotros por que en nuestra arrogancia creemos que lo entendemos y lo manipulamos. ¿Qué manipulamos?, ¿qué controlamos?, en realidad sólo la forma en que percibimos las cosas mas la percepción sólo es un engaño y un reflejo distorsionado de lo que creemos que es la realidad.

Llegué con el cuerpo al velatorio y la poca gente que había llegado en ése momento regreso a sus casas a bañarse, la noche iba a ser en verdad larga. La vida fue generosa conmigo, me regalo una hora. Una hora, tu cuerpo, yo y mi profunda tristeza. Aunque podía pensarse que estaban Lilú y Belldandy en aquel lugar, la verdad es que para el caso ninguno de la familia extendida estaba ahí, ni nadie que no entendiera lo que en aquél momento sentía.

Me postré a los pies del féretro y oré, bueno lo intenté por que la verdad lloré intensamente una hora. Me levanté unos minutos antes que le gente regresara de nuevo, entré al baño y cuando ya estaba más tranquilo la gente comenzó a llegar.

La vida me concedió tu despedida
una hora junto a tu cuerpo para llorar todo lo que quería
y una victoria delante de los que alguna vez hablaron mal de ti

Kitty, la verdad es:

  • De lo que tenía que hacer, he hecho poco. Sea por circunstancias o por lo que gustes y mandes no todo salió como yo esperaba. Mi facilidad para ganar enemigos fuertes es sorprendente y aún hoy mi rating sigue aumentando, así que no he dejado de meterme en problemas. Estamos trabajando en ello.
  • Las cosas en la casa no mejoraron, han ido de mal en peor y literalmente la construcción se sostiene por pura voluntad humana. Sigo pensando que deberíamos salirnos y, cuando esto ocurra, seguro abren la privada Hidalgo hasta la Nuevo León. El terreno está en las mismas y no veo para cuando se pongan realmente de acuerdo.
  • El jefe se afligió mucho después que partiste, pero después de un rato volvió a las mismas actitudes de siempre. Dijo en un principio que iba a hecharnos la mano, pero después de eso textualmente ha estado en desacuerdo con todo lo que le hemos pedido o tratado de negociar con el, por más amables que nos seamos.
  • Mike y el han tenido cada vez más diferencias, no hay ni a quien irle. Los dos son iguales.
  • Lilú se allegó a quien tu sabes, y de aquello nació un torbellino medio vago que está sano, es muy atento y posee una mente muy despierta y abierta.
  • Toto no ha dejado de tener las mismas broncas con su mujer y yo no encontré el camino de regreso en mi relación con Belldandy, hace algunos meses se terminó todo aunque como te has de imaginar, a ella le a costado mucho trabajo aceptarlo.

Me hubiera dado mucho gusto poder preguntarte estas cosas en persona y comentartelas frente a frente, sin embargo la vida es tramposa y no nos deja hacer las cosas como las teníamos pensadas en un principio; para no darle muchas vueltas basta pensar en la forma en que decidiste partir.

Heme aquí, en medio de cuatro paredes rosas escribiéndote al viento, esperando que todas estas palabras te lleguen hasta dónde quiera que estés. Te he extrañado horrores y a veces cuando los problemas llegan a abrumarme, incluso he anhelado tener tu consejo. No me queda más que pedirlo a Dios o a las estrellas y tener el consuelo de volverte a ver en la Gloria.

Kitty, esa mañana cuando te abracé por última vez, quise decir te amo y lo primero que pensé fue en que te animaras. Quise decir: dame sólo un poco de tiempo más, pero no tuve ni la furza ni el ánimo. Te necesitaba Kitty, un poco más, y no te lo pude decir.

Hoy necesito prácticamente un milagro, y si estás ahí, sólo aboga por mi por que ya no veo la luz del día, lo duro, lo tupido ni lo estúpido que he sido. Se que muchos me llaman por el nombre que me puso mi padre, pero en casa, con los míos, simplemente el tuyo ha sido el preponderante: Bienamado.

Y si, te lo agradezco a ti y a la vida. No tengo ningún problema con ninguno, acepto el reto y haré mi mejor esfuerzo.

Publicado abril 16, 2009 por sidereus en Personal

Crónica de un corazón forjado en el fuego   2 comments

Si después de observar en el espejo de la vida tiene ánimos de charlar, puedes venir, por mi parte no hay nada que reprochar y mucho menos que juzgar. Hace rato que no veo pa’ cuando amanece y la noche se cierra en tinieblas impidiendo mi paso, más en mi fe soy más fuerte.

He pensado el problema desde diferentes enfoques y, pienso, he llegado a la misma conclusión: Belldandy, nunca fue falta de amor y mucho menos de cariño; sólo que un día me desperté y vi con mucho dolor que no tenía ningún derecho de exigirte ver el mundo desde otra perspectiva. Tenías todo el derecho del mundo de hacer las cosas a tu modo, a tu manera. La cosa es que yo tenía el mismo derecho.

Rompí con todo, quemé las naves.

Me salí de la casa apostándole a lo mejor de mi,
sin un peso en la bolsa y en realidad
sin un lugar real al cual llegar.
Dejé de perseguir dragones de ojos azules, verdes o morados.
Dejé mi vida en manos del Creador esperando un día me permita escribir:

Crónica de un corazón forjado en el fuego
que no ha sabido entregarse sin amor.

En verdad, no te pienses que ha sido fácil verme reflejado en el vacío de las noches. Si, no está fácil y hay muchas cosas que temo, variables estocásticas que no pueden determinarse por algoritmo alguno, funciones que se distorcionan en los planos inconmensurables de la variedad de Poincaré.

Publicado abril 7, 2009 por sidereus en Personal

Madonna en México   2 comments

La verdad es que terminé yendo casi a regañadientes, me insistieron y la verdad es que terminé diciendo que si. Aunque conforme fueron pasando las semanas se me fueron quitando las ganas y casi puedo decir que estuve a punto de hecharme para atrás. Sí, fui al concierto de Madonna y lo peor es que no me arrepiento.

La cosa es que yo nunca he sido fan de la llamada Reina del pop, no es que no me gusten algunas de sus rolas, incluso hay algunas que disfruto amenamente y que cantaría con gusto en alguna fiesta. Simplemente es que siento que no es mi estilo y al final de cuentas pienso que la señora no canta. Salí del concierto y quedé más que convencido que efectivamente no canta (no se si por el espectáculo o por que la divina madre, el caso es que encimó su voz a la del playback) pero que espectáculo tan chingón dio.

Me confieso como enemigo de la cultura pop mercantilista. Con ello expreso que no estoy en contra del pop como expresión artística sino de la industria del mercado que hasta el metal lo hace pop (para mi un ejemplo claro de esto es Evanecence). La misma industria que nos obliga a consumir determinado tipo de música embazada y etiquetada para adelgazar el neocórtex de quienes lo consumen y que en muchos sentidos empobrecen la belleza musical y la libre expresión de quienes la hacen.

Y es en ésta misma línea de pensamiento que estoy en contra de lo que EMI, Sony Music, Columbia y Universal quieren vendernos a fuerza de una publicidad masiva y de repeticiones interminables por la radio o la televisión (hasta que logran que sus rolas se implanten en las mentes débiles).

Bueno, con ésta idea, se pueden imaginar que fue lo que pensé cuando me invitaron al concierto: yo, en el concierto de Madonna, ¡Ni madres!

Y no era tanto por el concierto, mucho menos por que fuera Madonna. En realidad mi conflicto más grande era con las personitas que me iba a encontrar ahí. Ustedes saben: un montón de gente wachahuachando las canciones; no hablar de los fans de años dando datos de las canciones, el año en que la grabaron hasta en que estación de radio la pasaron por primera vez =S; ya ni hablar de los que sólo fueron a escuchar la rola que está sonando :(.

Y es que en general mis experiencia en los conciertos masivos no han sido del todo satisfactorias, ¿qué se le va a hacer? Un Foro Sol mal diseñado y en dónde toda la potencia del equipo se pierde en el aire, un Palacio de los rebotes y un Auditorio Nacional mal administrado y mal usado. Es curioso que muchos se quejen que la acústica del Auditorio cuando no es un lugar para conciertos de Rock sino la cámara de resonancia del OMAN (Órgano Monumental del Auditorio Nacional).

Créanme, no fue fácil decir que si´y ahí estaba.

El concierto lo abrió nada más y nada menos que Paul Oakenfold, nada despreciable hasta que cuadró mal una mezcla. ¡Dios!, me di cuenta tres o cuatro compases antes que se notara, pero igual me di cuenta que ya no había remedio. Todo muy Electro House, incluso suave; yo esperaba algo más parecido al Dragonfly pero me quedé con las ganas por que al parecer se hizo le idea que éramos muy pop :S no lo sé. La cosa es que algo un poco más Trans hubiese preparado a la raza para lo de la Señora terminó haciendo en el escenario.

En fin me quedé con ganas de algo de Ananda Shake, que sé yo.

6 cambios de vestuario, muy buenas mezclas y un espectáculo que simplemente dejaba con la boca abierta hasta a los más exigentes. Que decir de las animaciones en Candy Chop, llenas de color y movimiento en sobre pantallas de alta resolución. Una pantalla circular en dónde se proyectó una impresionante lluvia de estrellas. Sólo había visto pantallas semejantes en el concierto de Jean Michel Jarre en la Ciudad Perdida de Beigin en el 2004.

Sencillamente impresionante.

El cierre y la animación en Like a prayer me conmovió, todo con el beat a reventar, ¡caray!
dsc01376
En fin, un buen espectáculo.

Publicado diciembre 29, 2008 por sidereus en General

El sonido del silencio   1 comment

La primera persona que preguntó que significaba el mensaje en el chat de gmail fue Leónidas, rey de los espartanos. Después de él, sólo un par tuvieron la curiosidad suficiente para preguntar lo que es:

4’33”

y la imagen que es la no-imagen, el archivo en blanco que grita un mensaje; con el cual me he identificado cientos de veces con La Voz que clama en el desierto.

Pero aquí vamos de nuevo y trataré de no ser oscuro ni críptico.

Mis primeros acercamientos con la música contemporánea los tuve después de los 17 años cuando alguien mencionó a Gustav Maller en un programa de Canal 22. Al principio, como a muchos, lo que escuchaba me sonaba en verdad extraño; lleno de matices y formas que no terminaba de entender. Incluso en algunas ocasiones me producía estados de ansiedad o ganas de salir corriendo. Pero a pesar de todo, ahí seguía siguiendo las armonías y tratando de comprender con la mente algo sólo se puede hacer abriendo el corazón.

Como a los 24 años escuche parte de los poemas sinfónicos de Franz Liszt y el ballet de Fausto de Charles Gounod y simplemente me sentía atraído al ingenio y la creatividad de las piezas de los grandes. De éstas piezas cabe destacar las emociones que me causó el vals de Fausto en dónde simplemente la melodía restriega felicidad en la cara del mismo Mefistófeles.

No es que no percibiera las piezas o que no las sintieras, todo lo contrario, pero no fue hasta que tomé un curso de apreciación musical con Federico Bañuelos en la UAM-I que empecé a comprender para dónde iba la cosa; cuando comencé a tomarme más en serio las cuestiones musicales. No es que sea músico, la verdad es que no tuve oportunidad de estudiar música formalmente ni de aprender a tocar un instrumento como Dios manda, simplemente es que amo la música con gran intensidad y pienso que es un lenguaje que en ocasiones sobrepasa las palabras.

En éste pequeño curso escuchamos piezas desde principios de nuestra era hasta música contemporánea y hubo más de una vez que el profesor movió mis esquemas y trastocó mi entendimiento. Respecto a esto hay dos ocasiones muy significativas para mi:

La primera fue con una pieza de Olivier Messianne que se llama Concierto para una sola nota. Y no es broma, en verdad esta compuesto con una sola nota. En ésa ocasión logré conectarme con el autor y literalmente verme atrapado en el bosque en medio de una tormenta. Por supuesto al principio lo que sentí fue una terrible ansiedad e incluso temor. Todo era muy claro, el sonido del viento en los árboles la lluvia y los truenos en el cielo. Después de unos momentos perdí el temor y entonces era yo el relámpago, la lluvia y el bosque. Perdí el suelo, me abandoné a mi mismo en la inmensidad y el poder de la naturaleza.

Comprendí que era yo la tormenta.

La segunda cuando nos hablo de la pieza de John Cage titulada 4’33”. Cuando lo mencionó francamente me sonó a una gran broma por parte del compositor, pero después empecé a entender que en verdad era cosa seria. Una pieza compuesta en su totalidad con silencios. Una partitura en blanco con instrucciones al comienzo para interpretarse en una sala de concierto. Silencio en tres movimientos en dónde John Cage nos entrega su mensaje: ¡Escucha! En dónde nos muestra la empatía que hemos perdido hacia nuestros semejantes, hacia la naturaleza y hacia nosotros mismos.

Así, ¿Somos realmente conscientes?, ¿escuchamos aquello que nos rodea?

Comprendí que no había nada más que decir, que soy el silencio.

Colocarlo en el chat de gmail era osado y hasta cierto modo críptico, aunque serlo nunca ha importado (lo he sido muchas veces, si no es que todo el tiempo y francamente lo disfruto como disfruto ser impredecible). Una mensaje curioso por que al enfrentarse con el silencio uno termina enfrentándose al espejo de la vida y ahí no hay mentiras. Entonces el primer aprendiz del silencio vendría siendo uno mismo dada nuestra incapacidad de ser todo.

Puedo asegurar que hubo quien pensó que se trataba de una broma, cómo se pensó del mismo Cage. También quien después de tener la curiosidad de preguntarle a google y saber por dónde iba la tirada, pensó en mi como un arrogante engreído anunciando un mensaje que no entiende, como si tuviese un estado preferencial o pretendiese haber alcanzado un estado de exhaltación divina del cual me jato. Es curioso por que más de uno ha de pensarlo y la verdad diré: “try walking in my shoes”.

La verdad es que las búsquedas no tienen sentido si uno pretende estar completo, haber llegado a un estado por encima de los demás o haber crecido lo suficiente como para ser un maestro. Mi vida ha sido una constante búsqueda y en ella van implícitas no sólo mis deficiencias, sino mis inaptitudes, fracasos y algunas cosas de las que quizás podría sentirme orgulloso pero que a final de cuentas no usaría para argumentar en mi favor. En resumidas cuentas, si ya hubiera encontrado lo que he estado buscando no tendría sentido continuar la búsqueda; para mi, dados mis océanos de ignorancia, no creo que eso ocurra en poco tiempo y me temo que necesitaré la eternidad.

Volviendo al tema, del silencio aprendí que soy ínfimo y al mismo tiempo, por medio de él, me fundo en el todo.

Cuantos mensajes ignoramos de aquellos que nos hablan con su silencio, cuantos misterios hacemos a un lado por aferrarnos a nuestras ideas y paradigmas sin escuchar a los demás, por observar el mundo con temor y a través de un caleidoscopio llamado percepción. La naturaleza nos habla en la luz, pero también en la oscuridad, el vacío e incluso en la nada. Ahí empieza el problema porque cuando pensamos en nada el cerebro se hace trizas y busca un fundamento por su necesidad de algo, por su necesidad de un fundamento. Así, por que no hacer de nuestro patrón el no patrón, de nuestra imagen la no imagen, de nuestro sonido el silencio.

Y es que no sólo había música en las esferas, en la noche o en la tormenta.

El silencio me grita
me quema
me enseña
me lleva más allá…

Hay quien se jacta y asegura que Dios le habla,
para mi, nos ha hablado en su silencio.

He escuchado todo lo que me llega a mis manos, incluso lo que pertenece a géneros con los que no me siento identificado, y he tratado de escuchar con el corazón y por supuesto también con la razón. Hay quienes empiezan en éstos menesteres y espero que su curiosidad nunca se vea menguada por aquellos que creen que escuchan y sólo escuchan lo que les dicta el mercado.

Y estoy consciente que underground no significa bueno y que comercial no es sinónimo de malo. Sin embargo, ninguno de lo que lean este pequeño comentario podrá negar que lo que nos vende la industria esta enfocado a lavar cerebros y a dictar esquemas simplistas. A quien llegue hasta aquí sin sentirse ofendido lo invito a escuchar: las obras para piano preparado de John Cage, por supuesto el Canon en X de Conlon Nancarrow, Las siete palabras de Jesús en la cruz de Sofia Gubaidulina y (chinga, dejaría de ser mexicano si no sugiero) los danzones de Arturo Márquez.

Espero que se relajen y se les estrujen las tripas con las dos primeras sugerencias, se sientan miserables e ínfimos con la tercera y bailen orgullosamente con la cuarta. Por que después de escuchar a estos tipos, creanme, jamás volverán a ser los mismos ni escuchar música son la misma perspectiva.

Publicado septiembre 17, 2008 por sidereus en Música y Arte

Who wants to live forever?   1 comment

Hace algunos días un profesor me pidió ayuda para instalar SuSE 10.3, GAP, los repositorios de paquetes y las actualizaciones en su computadora en casa. Durante la comida, y en una charla digamos coloquial confesé que, de haber peleado en las cruzadas o en el medioevo, hubiera preferido pelear en el frente de batalla.

Después de una risita me dijo

– Pero hubieses vivido menos
– Y cual es el problema en ello – Contesté

Todo esto me evocó un par de escenas de películas que vi hace ya algunos años. Sugiero amigos míos que si no han visto estas cintas les echen un ojo, no se van a arrepentir.

La primera es Blade Runner: casi al final de la cinta Deckard está en el techo del edificio con el último Nexus 6. El androide al enfrentar la muerte dice – Todas estas cosas se perderán.

La segunda Highlander: algunos años después que Connor MacLeod descubre que es un inmortal pierde a su amada esposa al abatirla la edad.

En cierto modo creo que las dos ideas se contraponen.

Por un lado tenemos a un Nexus 6 que ha logrado imitar todas las facetas de un ser humano, incluso la envidia, el odio y el temor a la muerte. El habla de todas las maravillas que ha visto a través de batallas y de viajes espaciales, maravillas que ningún ojo humano ha visto jamás. Todo esto se perderá – dice instantes antes que sus celdas den el último pulso vital y muera (Aquí por supuesto podríamos decir se apague, pero dejémoslo en el otro contexto por razones más bien poéticas).

El Nexus se aferra a la vida y anhela más tiempo de vida, cosa que no puede conseguir.

A MacLeod el tiempo le quita a su esposa. En una pequeña cabaña de los montes escoceses, mientras ella da su último aliento de vida acabada por los años, el rebosa de juventud; la melodía que se escucha es de Queen. La emotividad de la escena me quitó el aliento y me zarandeo, incluso pensé “Chale, de que te sirve la inmortalidad si no tienes a nadie a quien amar”.

MacLeod desprecia su vida, maldice su inmortalidad y anhela la muerte. Para él sólo hay una forma de conseguirlo, convertirse en El Último

La vida regularmente nos juega malas pasadas, pienso que todos de un modo u otro hemos anhelado ambas situaciones. Muchas veces por ignorancia, otras por que no tenemos la menor idea de lo que implica una o la otra.

R. Dannel lleva su existencia a lo largo de milenios desde Bóvedas de Acero hasta Los Limites de la Fundación. NDR anhela ser humano para morir junto a la persona que ama (o que amará, pues en realidad se casa con la nieta de la mujer de la que se enamora). Quizás Asimov se hizo las mismas preguntas :D.

Por ejemplo, en mi caso, hay dos grandes frustraciones que siento al entrar a un Mixed-Up:

* No llevar suficiente dinero para comprar todas las cosas que encuentro.
* No tener suficiente vida para escuchar todo lo que quisiera escuchar.

Llámenme loco, pero lo mismo me pasa con muchas cosas, libros, cine y tantas cosas más.

Por supuesto no anhelo la vida eterna, pero hay tantas cosas que apreciar en la vida. Así que mi conclusión es vivirlas plenamente.

Hay tantas cosas que aprender, tantas para disfrutar y por supuesto otras tantas para entristecerse y sentirse mal, ¿por qué temer a un golpe? ¿por qué temer a los malos ratos? Yo creo que con todos ellos podemos crecer. Cada cosa tiene un lugar y un momento, reflexionar, amar, gritar, enojarse, sentirse frustrado, etc.

Sin embargo, nos da miedo enamorarnos, tememos gritar o enojarnos, nos de flojera reflexionar, recordar y pensar y por supuesto, nos aterra sentir frustración, desesperación, etc.

Si no nos lleváramos un buen catorrazo de vez en cuando, ¿qué razón tendríamos para seguir adelante y levantarnos?

Hace algunos meses, en éste mismo blog, puse un pedacito de Integral una canción de los Pet Shop Boys.

If you’ve done nothing wrong
you’ve got nothing to fear
If you’ve something to hide
you shouldn’t even be here

Muchos temen equivocarse sin aceptar que los errores están ahí para hacernos crecer. Otros se esconden para no ser descubiertos tal y como son.

La moraleja sería: vivan con todas sus consecuencias. Después de todo ¿quién quiere vivir para siempre?

Publicado marzo 22, 2008 por sidereus en General

Huelga   Leave a comment

Hace algunos días me llego un correo invitándome a participar de unas marchas para demandar a los trabajadores de la UAM que devuelvan las instalaciones y que den por terminada la huelga que se levanto hace un poco más de una semana. Por supuesto ni siquiera considere ir.

Hoy en la mañana recibí otro correo de un compañero que, de una forma cortés, invita a la comunidad a apoyar el movimiento de los trabajadores. Por supuesto tampoco pensé en apoyar ésa moción sin pensarlo a consciencia.

En mi opinión la huelga no es mas que un reflejo de lo que está pasando en el país. Muchos trabajadores han visto menguado su poder adquisitivo por los miserables aumentos en los salarios y las modificaciones de Hacienda al pago de impuestos. Hoy tenemos que trabajar el doble para ganar sólo un poco más.

Es curioso, en la mañana un compañero me comentaba que la gente del sindicato ni siquiera trabaja, que sólo están ahí chupándole el dinero al presupuesto haciéndose majes (y que debemos pensar de los diputados y senadores de éste país, y por supuesto de algunas de las autoridades de la universidad, pero claro, ellos si cobran un buen sueldo).

Es una lástima que pensemos de ése modo, desproporcionando la realidad y sesgando sin fundamento nuestro punto de vista. En mi caso, conozco a muchos trabajadores del SITUAM que no sólo hacen excelentemente su trabajo sino que se preocupan con sinceridad en los problemas de la Universidad.

Por supuesto, también es una lástima que haya otros que justificándose en lo anterior, ni siquiera intenten hacer lo que tienen que hacer y se la pasen holgazaneando gran parte del tiempo.

La realidad del país es muy triste por que ni siquiera tenemos la capacidad de conciliar los diferentes enfoques de forma que podamos tomar decisiones que nos beneficien a todos. Nos quedamos sólo con a parte que nos conviene sin pensar si es lo mejor para la Universidad y, peor aún, para El País. Muchos de los que tienen el poder sólo jalan agua para su molino y no se preocupan por el beneficio del país.

Como decía un amigo: Me duele México.

Cuando escucho a unos decir que son lindos y triunfadores a costa de explotar a los feos, warros, mala copa y nacos. Cuando escucho a otros decir “pinches fresas mamones”.

Y de igual manera cuando escucho a compañeros de la misma naturaleza que yo diciendo “la gente del sindicato ni siquiera hace su trabajo, son bien huevones y sobre éso quieren aunmento de sueldo”.

En todo esto hace falta información, información que los medios masivos de comunicación no nos proporcionan. Información que nos ayude verdaderamente a decidir si apoyamos o no a la huelga (así como bajo que términos). Información que nos haga ver que todos somos la misma milpa.

Publicado febrero 12, 2008 por sidereus en Universidad